DROGAS

 

DROGAS

 

 

 

Lo que ocurre en México es sorprendente. Aparecen reportajes y entrevistas a “expertos” para construir una verdad: se afirma en todas partes que legalizar el consumo de drogas en nuestro país se traduciría en un incremento de las adicciones, en un problema inmanejable, con ciudades oliendo a mariguana y jóvenes tirados en las banquetas aturdidos y con todas sus funciones cerebrales dañadas; una versión del Apocalipsis. Entre los argumentos que se utilizan para dibujar este panorama desolador destaca que en los países en los que se ha legalizado el consumo de drogas se han disparado las adicciones. Me pregunto: ¿a partir de qué datos se hacen estas afirmaciones temerarias?

Acaba de aparecer el reporte 2008 de la Unión Europea (UE) sobre el tema, realizado por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT). Se trata de un documento basado en cifras actualizadas (hasta 2006), aportadas por los países miembros y por otros que comparten la misma región. El estudio es no sólo confiable, sino esclarecedor sobre lo que ocurre en ese continente en relación con el consumo de estas sustancias.

El informe pone énfasis en la necesidad de abordar el problema de las drogas con bases racionales, pues en los países en los que las políticas carecen de una base científica sólida se llegan a poner en marcha acciones que resultan contraproducentes. Si bien la marihuana sigue siendo la principal droga que se consume en el mundo, en Europa observa tendencia a la caída. La cocaína, por su parte, está en aumento, mientras, con excepción de algunas naciones como Eslovaquia y la República Checa, el éxtasis y las metanfetaminas se mantienen estables o muestran tendencia al descenso. Con las naturales diferencias entre países, el consumo de opiáceos, en particular la heroína, se mantiene estable.

Pero hay un aspecto muy importante: al analizar con detalle el documento y los datos estadísticos complementarios, es posible establecer la comparación entre lo que ocurre en las naciones de Europa donde el consumo de drogas está prohibido y de los países en los que está legalizado.

La semana pasada, a partir de la publicación de este informe, España se sorprendió con la noticia de que es la nación con mayor consumo de drogas en ese continente.

De acuerdo con el documento, el consumo de drogas en personas entre 16 y 64 años es ahí de 8.5 por 10 mil habitantes. Si se examina el mismo dato para el caso de Holanda, nación en la que el consumo (particularmente de cannabis) está permitido, es apenas de 3.0 por 10 mil habitantes.

Con este enfoque comparativo puede observarse que en el caso de Europa los principales problemas de adicción se presentan en países en los que el consumo de drogas está penalizado.

En México se han hecho recientemente otras afirmaciones que también carecen de sustento, como que el consumo de marihuana es la vía para ingresar a las adicciones de drogas más peligrosas. De acuerdo con el reporte que comento, en España la adicción a drogas inyectables representa 3.12 por 10 mil habitantes; en naciones donde también se prohíbe el consumo llega a ser de 8.34, como en Italia; mientras en Holanda, donde está permitido, es apenas de 0.2 por 10 mil habitantes. Incluso, el número de adictos a opiáceos en ciudades tan permisivas en el consumo de marihuana, como Ámsterdam, se ha reducido entre 1998 y 2005 ¡en más de 50 por ciento!

Quiero aclarar que no digo esto porque esté de acuerdo con la iniciativa de algunos diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal que propone legalizar ahora el consumo de marihuana. Como ya lo dije en otro momento, me pareció algo inoportuno, que acarreó una avalancha de objeciones que sólo conducen a alejarse de esa posibilidad. Pero aun así, no es posible aceptar todas las afirmaciones sin bases objetivas y los lugares comunes con los que nos han inundado en estos días.

FORMAS DE CONSUMO

Las drogas se pueden fumar (tabaco, marihuana), aspirar (cocaína), inhalar (pegamentos), inyectar (heroína) o tomarse por vía oral (alcohol, drogas de síntesis). Algunas pueden consumirse por diferentes vías, como es el caso de la heroína que se fuma, se aspira o se inyecta.

 

 

 

 

 

EFECTOS  DE LAS DROGAS

Los efectos de las drogas son múltiples y complejos. En ocasiones, dependen de factores como la pureza, la vía de administración, la dosis consumida, la frecuencia y las circunstancias que acompañan al consumo (entorno, lugar, mezcla con otras sustancias).

Las drogas actúan sobre el sistema nervioso central produciendo un efecto depresor, estimulante o perturbador. Las sustancias depresoras disminuyen o inhiben los mecanismos de funcionamiento normal del sistema nervioso central provocando relajación, sedación, somnolencia, hipnosis e incluso coma. Los estimulantes producen sensación de fatiga y alteraciones del apetito o del sueño. Un tercer grupo de sustancias, llamadas alucinógenas o perturbadoras, alteran la percepción de la realidad, el estado de conciencia y provocan alucinaciones. Algunas sustancias producen más de un efecto, como las drogas de síntesis, que causan estimulación y perturbación del sistema nervioso central.

Las alteraciones psicológicas van desde cambios en el estado de ánimo a crisis de ansiedad, crisis de pánico, delirios, alucinaciones e incluso trastornos psicóticos. Además, las drogas pueden afectar también a otros órganos como el hígado, los pulmones, los riñones, el páncreas o el corazón.

 

TIPOS DE DROGAS

Existen muchos tipos de drogas y muchas formas de clasificarlas atendiendo a diferentes criterios como efectos, peligrosidad, frecuencia de consumo en la sociedad o situación legal. A continuación, se enumeran algunas de las drogas más frecuentes.

1. ALCOHOL

El alcohol es una de las drogas de venta legal que se consumen con más frecuencia en nuestro entorno sociocultural. Es un depresor del sistema nervioso central y sus efectos dependen de factores como la edad, el peso, el sexo o la cantidad y velocidad con que se consume. El abuso de alcohol conduce al alcoholismo o dependencia del alcohol, enfermedad crónica producida por el consumo prolongado y en exceso de alcohol etílico. El alcoholismo es un problema muy grave en muchos países, que supone un coste personal, social y sanitario muy elevado.

2. TABACO

El tabaco, junto con el alcohol, es una de las drogas de venta legal más consumida por la población. En la mayoría de los casos, el tabaco se fuma en forma de cigarrillos, puros o tabaco para pipa, aunque también se puede consumir en forma de rapé o de tabaco de mascar. La nicotina, el principio activo del tabaco, es estimulante del sistema nervioso central, altamente adictiva y responsable de los efectos psicoactivos y de la dependencia física que provoca el tabaco.

 

3. BARBITURICOS

 

Los barbitúricos son una familia de fármacos derivados del ácido barbitúrico que producen depresión del sistema nervioso central. Dependiendo de su dosis y formulación tienen un efecto sedante (tranquilizante), hipnótico (inductor del sueño), anticonvulsivo o anestésico. Durante mucho tiempo se han utilizado en el tratamiento de diferentes trastornos. La diferencia entre la dosis terapéutica y la tóxica es muy pequeña, por lo que una pequeña variación puede suponer un riesgo muy importante, incluso de muerte. Los barbitúricos se emplean como drogas de abuso debido a que producen síntomas similares al alcohol (borrachera barbitúrico) y originan una intensa dependencia física.

 

Fármacos

 

 

 

4. EXTASIS

 

Los barbitúricos son una familia de fármacos derivados del ácido barbitúrico que producen depresión del sistema nervioso central. Dependiendo de su dosis y formulación tienen un efecto sedante (tranquilizante), hipnótico (inductor del sueño), anticonvulsivo o anestésico. Durante mucho tiempo se han utilizado en el tratamiento de diferentes trastornos. La diferencia entre la dosis terapéutica y la tóxica es muy pequeña, por lo que una pequeña variación puede suponer un riesgo muy importante, incluso de muerte. Los barbitúricos se emplean como drogas de abuso debido a que producen síntomas similares al alcohol (borrachera barbitúrico) y originan una intensa dependencia física.

 

 

5. KETAMINA

 

 

La ketamina es un fármaco que se utiliza como anestésico en medicina y veterinaria. Es perturbador del sistema nervioso central. Su consumo prolongado puede originar trastornos del sueño, la memoria, el lenguaje y la capacidad de concentración. La ketamina produce tolerancia con rapidez y tiene un leve potencial para crear dependencia psicológica

 

 

 

 

 

6. HEROÍNA

 

La heroína o diacetilmorfina, conocida también con el nombre de caballo, potro, jaco, reina o dama blanca, genera una intensa dependencia. Se elabora mediante síntesis química a partir de la morfina, que se extrae del opio. Aunque durante mucho tiempo se ha utilizado la inyección intravenosa (‘pico’), la amenaza del SIDA ha contribuido a que, en la actualidad, se consuma fumada o mediante aspiración de los vapores que se obtienen al calentarla. La heroína origina tolerancia con rapidez y produce un síndrome de abstinencia agudo que dura unos cinco a diez días.

 

http://mix.fresqui.com/heroina

 

 

 

 

 

 

7. DERIVADOS DE LA COCAINA

La cocaína procede de una planta llamada coca. De sus hojas se obtiene, según el proceso químico de elaboración, un polvo blanco (el clorhidrato de cocaína) o unos cristales que proceden de transformar el clorhidrato de cocaína en base libre. La cocaína es una droga que estimula el sistema nervioso central y que alcanza rápidamente el cerebro.

El clorhidrato de cocaína, lo que en la calle se conoce como coca, farlopa, perico o nieve, es un polvo blanco seco que se suele inhalar (esnifar), a través de un tubo fino, que se introduce en el orificio nasal. Su uso por vía intravenosa no es habitual. La base libre recibe popularmente el nombre de crack. El crack alcanza el cerebro con mucha rapidez y su consumo difiere del consumo de clorhidrato de cocaína en que los efectos son más breves y más intensos. Se vende como terrones o bolas de cristales de color blanco amarillento o castaño claro. Se puede fumar en forma de cigarrillo (mezclado con tabaco), en pipas o en papel de aluminio. Tanto el clorhidrato de cocaína como el crack generan dependencia con mucha rapidez.